23/02/2016

LA MAMA

¿CÓMO SON LAS MAMAS?

La mama está formada por tejido glandular, grasa que lo rodea y la piel que envuelve y protege. En ella destacan la arcola y el pezón. Cada mujer es diferente y la distribución de la glándula mamaria no es uniforme, así como los cambios que sufre con el ciclo menstrual, la edad, el embarazo,… sin que están variaciones signifiquen una anormalidad.

Habrás oído comparar la estructura de la glándula mamaria con un racimo de uvas. Así es. Está forma por 12 ó 20 lóbulos que a través de unos conductos (denominados galactósforos) desembocan en el pezón.

Las enfermedades se originan en la glándula y pueden manifestarse como “bultos”, alteraciones de la piel, secreciones, y en ocasiones no se manifiestan, no producen ninguna alteración y solo se pueden detectar con exploraciones especiales.

Por todo esto es importante que conozcas tus mamas y acudas a tu médico ante cualquier cambio, y que, en edades en que el riesgo de padecer alguna enfermedad es más alto, te revises periódicamente.

¿POR QUÉ SE DEBEN REVISAR LAS MAMAS?

Hoy todavía no conocemos la causa que produce el cáncer, pero si estamos en condiciones de realizar un diagnóstico precoz, es decir, detectar lesiones de pocos milímetros que permiten con un tratamiento menos agresivo, asegurar un alto índice de curación. Sí, has leído bien, el cáncer de mama se puede curar, y de hecho se cura en muchas ocasiones.

Aunque una de cada doce mujeres puede desarrollar un cáncer de mama a lo largo de su vida, no es menos cierto que nueve de cada diez tumores son benignos, tratándose simplemente de quistes fibroadenomas.

Para llegar a un diagnóstico preciso y en su caso evitar el desarrollo y progreso de un cáncer, es muy conveniente que acudas periódicamente a una consulta especializada en Patología Mamaria o Senología nueva rama de la medicina que pretende el estudio global de la mama sana y enferma – dotada de los sistemas más actualizados y que cuenta con profesionales de amplia preparación en detención precoz.

¿CON QUÉ MÉTODOS DIAGNÓSTICOS CONTAMOS?

En la actualidad consideramos que para llegar a un diagnóstico, se necesita disponer de un conjunto de métodos: anamnesis, exploración física, ecografía… que se realizarán según juzgue necesario el especialista para una patología en concreto, ya que no existe un método único para el diagnóstico precoz.

De todos ellos, la mamografía es el método diagnóstico por excelencia, ya que ninguna otra prueba es capaz de descubrir lesiones mínimas, no detectables a la palpación, en mujeres aparentemente sanas y asintomáticas.

La mamografía es una radiografía de la mama. Los avances técnicos permiten obtener “placas” (película radiográfica) de alto valor diagnóstico con unas dosis de radiación mínimas, ninguna otra prueba es capaz de descubrir lesiones mínimas, no detectables a la palpación, en mujeres aparentemente sanas y asintomáticas.

La realización de una mamografía es sencilla. No necesita preparación. Si bien es aconsejable no aplicarse pomadas ni polvos de talco en mama o axilas el día de la exploración.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, cliquee en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies